Tiempo de confiar

Tiempo de confiar

En una nueva entrega, Gregorio Estevez, entrenador argentino en Nueva Zelanda, dio su mirada del triunfo de Jaguares sobre Blues y trazó un paralelo en el esquema profesional de cada país.

Gran triunfo el que nos regalaron los Jaguares en la tarde noche porteña del sábado! En un partido muy disputado, el equipo argentino se valió de los mismos argumentos que le dieron la victoria ante Bulls el sábado pasado para vencer a los Blues de Auckland.

Comencemos por la defensa, y es que el trabajo defensivo de Jaguares en este Super Rugby 2019 viene siendo admirable! El tackle, ese compromiso ineludible que lleva por bandera este equipo, acompañado de una correcta organización y toma de decisiones está siendo muy redituable..

Tanto que el partido pasado fue el primero en el que no nos marcaron tries. Y frente a Blues, el único try en contra llegó recién a los 72 minutos producto de una pelota al suelo que logró interceptar Dalton Apali’i y marcar, devolviendo a su equipo las esperanzas que parecían perdidas.

Los neozelandeses contaron con el 66% de posesión y estuvieron el 71% del tiempo en zona de ataque. Sin embargo, un mejor intento de Landajo por derribar a Apali’i los hubiera dejado sin siquiera apoyar un try.

Otro punto en común con el último partido es el poder de las individualidades y el gran poder de definición de los backs. La corrida de Moyano para marcar el primer try es algo poco común de ver y en el segundo de su cuenta personal (tercero del equipo), demostró que con un poco de espacio, es capaz de definir cualquier jugada.

Personalmente disfrute mucho y aplaudí la decisión de Tito Diaz Bonilla de jugar de manos ese penal, poniendo Blues en extrema presión y facilitando el primer try del partido.

Comienzo a creer que la partida de Nico Sanchez a Francia tiene su costado positivo ya que permite finalmente ver a Tito demostrar su talento y capacidad de mando en el alto nivel.

El segundo try vino a partir de la clásica fórmula line y maul y fue Julián Montoya quien terminó apoyando esta vez. Lo mismo había hecho Rodrigo Bruni frente a Bulls.
Pido al cielo que no vuelva a fallar la tecnología! Cuando el TMO Borsani le explicó al arbitro que no se podía rever la jugada del try, corrimos el riesgo de que el sudafricano lo anulara, lo cual hubiese sido una tragedia!

El scrum. A esta altura creo que ya merece ser destacado el trabajo del rosarino Andrés Bordoy. Si bien el scrum de Jaguares aún no es un arma completamente confiable ni regular, apareció cuando más se lo necesitaba, recuperando 2 pelotas en extrema defensa que podrían haber cambiado el rumbo del partido. Con mucho coraje los forwards argentinos recuperaron esa última pelota y salvaron el resultado!

Quiero finalizar con una reflexión o contraste personal: Hace pocas semanas escribí que Jaguares es un super equipo y cada vez estoy más convencido de ello.
Creo que es un privilegio tener un solo equipo en la competencia, porque nos permite contar con más jugadores de clase mundial que cualquier otro.

Mientras la mayoría de los jugadores argentinos suman muchos caps con la camiseta de Los Pumas, lo normal en los demás equipos es ver a 4, 5 o hasta 6 grandes figuras acompañados de jugadores del ámbito local.

Y a esto hay que sumarle la diferencia de sistemas: Hoy en día todos los jugadores jóvenes que se suman a Jaguares provienen del llamado “sistema” de la UAR.
Mientras, en Nueva Zelanda, el viernes por la noche debutó con la 15 de los Hurricanes Chase Tiatia. Un joven de 23 años, jugador del primer equipo de un club de Wellington llamado Hutt Old Boys, mismo club donde me desempeño como entrenador Sub21. Chase es un pibe normal, jugó al rugby para su colegio durante la secundaria y volvió a su club a los 18 años ya recibido.

Tras 3 temporadas como Colt (sub21), se destacó jugando para Wellington Lions en la Mitre 10 (una especie de torneo Argentino de Uniones) y comenzó a entrenar con los Canes.

Me animo a decir que hasta dar el salto a entrenar con Hurricanes, Chase nunca tuvo apoyo profesional por parte de un nutricionista, psicologo o coach, ni siquiera de un PF que le hiciera sus rutinas de entrenamiento.

Los jugadores argentinos, en cambio, ingresan muy jóvenes al sistema de academias (ex pladar) donde se los forma en todos los aspectos y se los prepara para el alto rendimiento.

Tendrían que haber visto la cara del grandote primera línea (también jugador de los Hurricanes) con el que vi el partido esta mañana cuando le comenté que algunos a los 16 o 17 años ya entrenan casi como profesionales!

Y esta bueno que así sea! Mientras en países como Nueva Zelanda o Australia, lo único que parece importar es lo que haga el jugador dentro del campo de juego, en nuestro país nos ocupamos de la formación integral de nuestros jóvenes talentos y esto, sumado a la cultura de clubes y la tradición, fanatismo y amateurismo con el que disfrutamos del deporte nos va a posicionar algún día como el mejor país de rugby del planeta..

¿Ocurrirá en Japón este año? No lo sé, mientras tanto sigo disfrutando con Jaguares cada fin de semana!

Por Gregorio Estevez
Entrenador argentino en NZ
Para Rugby Fun
Foto Villarpress

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas