Recuperación

Recuperación

Gregorio Estévez, entrenador argentino en Nueva Zelanda, siguió de cerca la victoria de Jaguares frente a Bulls y dejó su mirada sobre la franquicia que dirige Gonzalo Quesada.

Por Gregorio Estevez

RECUPERACIÓN

Ganaron los Jaguares en casa. Y en año de mundial eso es importante.

Importante porque más alla del desarrollo del partido y de los méritos del equipo argentino, los Jaguares lograron imponerse en un partido cerrado e impreciso, producto de la humedad y de la propuesta de ambos equipos.

Y más importante porque este triunfo en casa puede poner a rodar la bola de nieve de la confianza en dirección a la Rugby World Cup de septiempre próximo. Una buena temporada de Jaguares, igualando o superando la pasada, servirá de envión anímico para encarar el dificil grupo C de Japón 2019. Volvamos al partido-

Prevaleció el juego cerrado propuesto por Bulls durante casi todo el partido. El encuentro por momentos fue aburrido, impreciso, aspero. Los embates de ambos equipos cerca de la formación y la vehemente disputa en los puntos de contacto hicieron dificil que los ataques ganaran velocidad y mayoritariamente se vieron difuminados en errores de manejo o infracciones por parte de ambos equipos.

4 de los 12 penales que concedio Jaguares – un número que se mantiene alto – fueron cambiados por los 12 puntos que anoto Pollard (erró otros 2 y un intento de drop) y que fueron todo lo que Bulls logro llevarse de Velez este sábado por la tarde.

El equipo sudáfricano se vuelve a casa con las manos vacias, sin lograr siquiera apoyarle un try al equipo de Gonzalo Quesada, que no prevaleció en la batalla de los forwards pero que a su vez nunca fue vulnerado.

Sobrio trabajo del pack argentino en defensa, combatiendo de igual a igual al pack sudáfricano y contando con la excluyente figura del entrerriano Marcos Kremer.
12 tackles del tercera línea a lo largo de los 80 minutos, muchos de ellos (si no todos) por delante de la línea de ventaja. Una eficiente arma de ataque sin la pelota con la cuenta el equipo.

Decisivo fue también el aporte de los backs a través de sus individualidades. Orlando en el primer tiempo y de contragolpe logró correr 70 metros hasta apoyar el primer try del partido, trás levantar una pelota del suelo en uno de los pocos ataques abiertos que ensayo Bulls.

En el segundo tiempo y para sentenciar el partido, un buen quiebre de Moyano trás otra pelota recuperada, permitió a los backs argentinos disponer de una de las pocas pelotas de calidad y liquidar en la punta con la definición de Bautista Delguy.

Previamente, el recién ingresado Rodrigo Bruni comando un line + maul en 5 que, a pesar de haberlo intentado en pasadas ocasiones sin éxito, esta vez sí termino en try.

Destacada actuación de Juan Cruz Mallía, otro que viene pidiendo pista, aprovechando espacios y poniendo al equipo adelante y buen funcionamiento de la pareja de medios Cubelli – Díaz Bonilla. Tito parece de a poco ir tomando los hilos del equipo y demuestra por momentos capacidad de desequilibrio, lo cual sin dudas es otra buena noticia.

Cabe destacar también la acertada utilización de los relevos por parte del entrenador argentino, en mi opinión tan acertada, que termino inclinando la balanza a favor de su equipo.

Con respecto al partido pasado se vió mejoría en el control del balón (a pesar de la lluvia), no hubo sometimiento en el maul como sí ocurrió con Lions y en el scrum, si bien se generaron algunas infracciones por derrumbe, se nos vió un poquito más solidos.

El line por su parte funcionó muy bien. Jaguares obtuvo 11 de las 12 pelotas que dispuso, con certeros lanzamientos por parte de Agustin Crevy y Julian Montoya y buena sincronización en la hilera. La única que se escapo de las manos de Guido Petti fue probablemente consecuencia de la humedad: el tiro y el salto habían sido perfectos.

Bueno también es volver a ver a Cubelli, Tuculet y sobre todo Moroni – de gran partido hoy – seguir sumando minutos y recuperar su nivel. Es año de mundial y la motivación individual de los jugadores para formar parte del plantel y llegar en la mejor forma, da un aporte extra al Super Rugby de este año.

Nos visitan los Blues de Auckland la próxima semana, que vienen de perder en sus primeros 2 partidos y donde una victoria cerraría un aceptable comienzo del equipo argentino, sumando 2 victorias en sus primeras 3 presentaciones de local y aportando a esta bola de nieve de confianza que luego viajará a Sudáfrica para visitar a Lions y Stormers en las fechas 4 y 5.

Gregorio Estévez
Entrenador argentino en Nueva Zelanda
gregoestevez@hotmail.com

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas