“Es un proceso”

“Es un proceso”

Jerónimo de la Fuente hizo un balance de la temporada de Jaguares y destacó la importancia de adquirir más experiencia en el Super Rugby. Su presente, las críticas y lo que viene.

Regularidad, esa es la palabra que encuadra justo con el ex Duendes en su participación en Jaguares durante la temporada 2017. De la Fuente junto a Matías Orlando, se fueron adueñando del centro de la cancha en el equipo dirigido por Raúl Pérez, demostrando no sólo tackle sino también mucha movilidad a la hora de plasmar un libreto de juego ofensivo.

“Creo que fue un año bastante bueno más allá de los momentos buenos y malos por lo que transitó el equipo. A diferencia del año pasado, arrancamos muy bien, jugando muy buenos partido y ganándole a equipos muy buenos, pero después entramos en una meseta en donde no salían los partidos, pero pudimos terminar de la mejor manera. Creo que en líneas generales, mejoramos nuestra defensa la cual el año pasado había sido un punto débil, y el ataque lo hemos cambiado para ser más incisivos. Considero que en lo grupal y deportivo fue bueno más allá de que muchos esperan que ganemos más partidos como nosotros también. No hay que volverse loco porque es un proceso, el Super Rugby es un torneo que requiere de mucha experiencia y este es nuestro segundo año. Ir de a poco, es un buen objetivo”, expresó De la Fuente.

Sobre su actuar, sostuvo: “En lo personal, estoy muy contento por haber jugado muchos partidos, me sentí muy bien, me dieron una confianza los entrenadores la cual supe aprovechar para sentirme bien adentro de la cancha y me pone muy contento haber participado en tantos partidos. Si lo hice bien o mal, ya se verá con más detalle, pero me sentí muy cómodo y contento”.

Frente a los cambios que ha sufrido él como jugador siendo que transitó por todo el camino UAR desde la creación de los Pladares a la fecha, dijo: “Cuando uno estaba en los Pladares en sus respectivas provincias era semiprofesional porque si bien entrenabas a la mañana y a la noche lo hacías con tu club, se hace muy difícil separar lo profesional cuando estás entrenando en dos lugares distintos. En su momento existían algunas disputas entre que los clubes querían que juegues y la UAR que quería que tengas descanso, pero bueno, eran momentos duros y uno los disfrutaba porque tenía la posibilidad de estar en ese lugar. Ahora me dedico 100% a esto, lo cual me ayuda a estar bien enfocado y tratar de dar lo mejor de mí para Jaguares o para el seleccionado que me toque. La realidad es que me cambió mucho sobre todo porque uno tuvo que dejar sus afectos en mi caso en Rosario, su club para irse a vivir a Buenos Aires pero más allá de esto, creo que he crecido mucho como jugador. Entrenarte todos los días a este nivel y enfrentarte a grandes equipos y grandes jugadores de un rugby de elite, es muy satisfactorio y te da mucho carácter, mucho juego, mucha personalidad, mucha experiencia, y eso creo que de a poco nos lo vamos ganando. Nosotros arrancamos en los Pladar a los 17 años cuando nos enfrentábamos a jugadores que crecen en una franquicia o crecen en un club o instituciones mucho más grandes que en las que lo hicimos nosotros, por eso es que te llevan tantos años de ventaja. Creo que nosotros con Jaguares y con otra franquicia a futuro vamos a ir acortando esa brecha”.

Con respecto a las críticas que recibió el equipo durante las 15 fechas del Super Rugby, añadió: “Cada uno lo toma de manera distinta a las críticas o a lo que se diga de nosotros. Personalmente intento abstraerme de todo eso porque uno habla sin saber quizás y está bien exigir porque es lo que hay que hacer, está bien que nos exijan, nadie dice que no, pero también hay que saber o conocer desde donde o tener criterios para hacerlo. Por este motivo, es importante saber a quién escuchar y de qué manera pero lo que si molesta o duele, es que se digan cosas de los entrenadores que no son. La realidad es que los jugadores son los que entran a la cancha y los resultados dependen de nosotros. Quizás el entrenador puede plantear bien o mal un partido, pero en definitiva los que entran a la cancha son los jugadores. Soy partidario de que la culpa siempre la tienen los jugadores y no los entrenadores pero más allá de eso, creo que está bien que nos exijan, somos jugadores que nos estamos dedicando a esto pero la verdad es que jugadores profesionales somos hace menos de dos años. Uno tenía muchas expectativas por lo que había sido el mundial de Inglaterra pero también hay que saber que hay jugadores que hoy no están, que es otro sistema y que es entendible lo de la gente, por eso esto también nos da fuerzas para seguir”.

“Charlando un poco con los entrenadores y repasando los números finales en el Súper Rugby, ellos hicieron un trabajo increíble durante la ventana de Junio en donde se comparó lo que fue el año pasado con el 2017, y nos manifestaron que se creció en muchas cosas. Tanto “Aspirina” (Raúl Pérez) como los integrantes del staff de entrenadores, estaban muy contentos por el crecimiento que tuvo el equipo comparándolo con el 2016 como así también con otros equipos no sólo del Súper Rugby sino del Top 14. Eso quizás la gente no lo vea, pero si lo hace la Unión Argentina de Rugby, los entrenadores y nosotros los jugadores, y te vuelvo a repetir, está bien que haya que escuchar a la gente pero hay que saber aprender a cómo tomar esas críticas. Creo que muchas veces la gente no está al tanto de nuestra manera de trabajar puertas adentro como así también de los números que hicieron los entrenadores, que en definitiva es lo que no termina sirviendo para seguir creciendo día a día. Del año pasado a este, hubo muchos cambios y la verdad es que terminamos muy bien en algunas estadísticas y en otras no tanto, pero en definitiva se hizo un muy buen trabajo”.

Haciendo un análisis de lo que se viene en el mejor torneo del Hemisferio Sur, los cruces de cuartos de final, manifestó: “Pensando en los Cuartos de final del Súper Rugby, creo que no hay que dejar de lado a Lions, ya que es un equipo que demostró que le puede ganar a cualquiera pero las franquicias neozelandesas están un paso por arriba de todas. Las franquicias de Nueva Zelanda son equipos que es muy motivante entrar a la cancha y enfrentarlos porque uno piensa que se les puede ganar, es algo difícil, pero no imposible. Los equipos de Nueva Zelanda tienen una cantidad de jugadores increíbles que los aprovechan a full. Nosotros tratamos de copiarles a ellos, intentamos hacer cosas como ellos pero en resumen, me parece que va a ser muy difícil que una franquicia de Sudáfrica o Australia puedan sacarle el lugar a las de Nueva Zelanda”.

Por último y pensando en los próximos compromisos del seleccionado argentino, dijo: “Ahora estoy con muchas ganas de esperar la lista de Los Pumas, sabemos que queda una mitad de año muy linda para jugar. Vestir la camiseta del seleccionado argentino es a lo que uno siempre aspira, y más para los que nos tuvimos que quedar o preferimos quedarnos acá para poder hacer nuestra carrera en Los Pumas. Siempre se disfruta mucho pero con mucha responsabilidad por todo lo que requiere eso”.

Por Martín Quetglas
www.cordobaxv.com.ar

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas