"Quería mostrarme"

"Quería mostrarme"

Tomás Carrió analiza sus primeros pasos en el rugby profesional con el Ranger Rugby Vicenza, de la Serie A de Italia. "Hace tiempo vnía con ganas de tener una experiencia en Europa", dijo el chaqueño.

Por Federico Galfano
@ingoalweb

Resistencia. Rosario. Resistencia. Vicenza. Así fue el camino de Tomás Carrió, una de las figuras del Duendes multicampeón de los últimos años. El chaqueño, bautizado rosarino, se dio el lujo de ganar absolutamente todo lo que jugó (Torneo Regional del Litoral, Torneo del Interior y Nacional de Clubes) durante sus siete años en Las Delicias (2008-2015). Años en los cuales también vistió la camiseta de los diversos seleccionados de Rosario, como así también la de Argentina XV, Jaguares, Pampas XV y Los Pumas (tiene seis caps).

“Hace tiempo venía con ganas de tner una experiencia en Europa. Además, el hecho de tener a mis dos hermanos acá también me atraía. Estuve buscando durante un tiempo y este verano, hablando con un representante, surgió la opción de venir a Italia unos meses para empezar a mostrarme. No era el nivel rugbístico que buscábamos, pero sí una buena chance. Por eso decidí aceptar esta experiencia”, cuenta el polifuncional back desde Vicenza, a pocos días de cumplir su contrato con el Rangers, equipo de la segunda categoría de Italia, más conocida como Serie A.

¿Cómo te trata la nueva vida en Italia?

Bien. Súper tranquilo. La gente es muy buena onda. Por suerte el domingo ganamos y nos salvamos del descenso, que era el objetivo por el cual vine al club.

¿Qué te pareció Vicenza?

Es una ciudad chica, con un centro histórico muy lindo. Por lo que recorrí, es todo bastante parecido. Es una ciudad muy tranquila.

¿Visitaste otros lugares?

Fui un par de veces a Venecia y Verona. También fui a jugar a Milán. Estamos a dos horas. Por lo menos, acá en el norte, las ciudades están bastante cerca.

¿Estás viviendo solo?

Vivo con un Moldavo.

¿Y? ¿Cómo se comunican?

Él sabe muy poco inglés. Yo sé bastante porque mis viejos me hicieron estudiar mucho tiempo, así que acá me puedo explicar bastante porque italiano sé poco y nada. Con el moldavo nos tratamos de entender en inglés, aunque es muy complicado.

¿Con qué nivel de juego te encontraste?

Es un nivel amateur, bien a la italiana, con mucho maul. El juego en el piso es muy sucio y lento a difrencia de Argentina, donde se está tratando de jugar el duelo lo más rápido y limpio posible. El nivel de destrezas también es diferente. Me parece que es el tema más importante con respecto al nivel de juego. Los tiempos son otros.

¿Hasta cuándo tenés contrato en Vicenza?

Hasta mayo. Este domingo jugamos el último partido. Después, mi idea es ir a visitar a mis hermanos. También viene mi mamá, así que vamos a estar todos juntos.

Luego de las vacaciones, ¿el objetivo es buscar un nuevo desafío?

Estamos en eso. Ahora tengo que volver a Argentina. Estoy tratando de terminar la carrera que comencé hace mucho tiempo en Rosario. Es lo que más cuesta. Jugar al rugby para mí es muy simple, pero estudiar no es fácil. Estoy un poco grande, no tanto, así que decidí meterme un poco más con el estudio (risas).

El año pasado estuviste muy cerca de jugar con Jaguares. Incluso hiciste la pretemporada y viajaste a Sudáfrica. ¿Qué pasó?

Me desgarré un músculo de la cadera, un músculo rarísimo. Volví a rehabilitarme y a los 20 ó 25 días ya estaba para jugar, pero no me volvieron a llamar. De todas formas, está todo bien.

¿Te habían ofrecido un contrato?

Cuando la UAR me ofreció la beca, que en realidad era un contrato firmado, con cláusulas y demás, decidí no firmarlo porque no me convenía, ya que la idea mía, en algún momento, era venir a jugar a Europa. Para rescindir el vínculo e irme a jugar afuera tenía que pagar una cantidad importante de dinero, que yo no tenía.

Con el paso de los años, ¿sentís que te fuiste tomando el rugby con un poco más de tranquilidad?

Llega un momento en el que uno empieza a buscar más los sentimientos que los logros. Cuando decidí irme de Duendes ya pensaba en disfrutar de otras cosas. La realidad es que viví momentos que jamás hubiera pensado que podían llegar a suceder. Tuve la suerte de salir campeón de casi todo con Duendes, de integrar un equipo espectacular, donde nos divertíamos muchísimo, y de vivir la experiencia en los seleccionado nacionales, así que me puse a pensar que tenía que disfrutar de otras cosas, como mi club y mi familia, porque me sentía un poco alejado.

+ Más noticias del Rugby del Litoral en Ingoal

jose
ADMINISTRATOR
PROFILE

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas