Hambre de gloria

Hambre de gloria

Chris Ashton mordió a un rival y se sumó a un listado de deportistas de elite, entre ellos Leonardo Senatore, que tuvieron el mismo comportamiento en plena competencia.

Tras conocerse la suspensión por 13 semanas que deberá afrontar el wing inglés por morder a Waller, jugador de Northampton, bien vale un repaso por aquellos casos similares en distintas disciplinas.

Sin dudas, el más conocido a nivel Mundial fue el que protagonizó el boxeador Mike Tyson en 1997, en Las Vegas, cuando le arrancó un pedazo de su oreja derecha a Evander Holyfield. El agresor fue descalificado y perdió la pelea.

En esta faceta, el futbolista uruguayo Luis Suárez es un reincidente que tuvo tres conocidos episodios, el más resonante disputando el Mundial de Brasil 2014 ante Italia, cuando mordió en el brazo al defensor italiano Giorgio Chiellini y fue sancionado con tres meses de inactividad.

En 2010, el ahora delantero de Barcelona había mordido a Otman Bakkal, de PSV Eindhoven, vistiendo la camiseta del Ajax holandés y en 2013, ya jugando para el Liverpool inglés, hizo lo propio con Branislav Ivanovic, de Chelsea.

Previo al caso de Ashton, en mayo, Senatore protagonizó un episodio similar jugando en Vélez para Jaguares ante Sharks por el Super Rugby. El rosarino recibió diez semanas de suspensión y volvió a actuar ante los All Blacks en Hamilton, con la celeste y blanca de los Pumas.

Más atrás en el tiempo, en 1998, Kevin Yates, de Bath, recibió una pena de seis meses y una multa de 23 mil libras por morderle una oreja a Simon Fenn, de London Scottish. La víctima sufrió 23 puntos de sutura.

Lo propio hizo el sudafricano Johan le Roux, en 1994, quien masticó la oreja del All Black Sean Fitzpatrick y estuvo parado por 19 meses. Al segundo partido de su regreso, jugando el Super Rugby con Cats (hoy Lions), cabeceó a Marco Caputo, de Brumbies. No volvió a vestir la camiseta de lo Springboks.

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas