El rugbier eterno

El rugbier eterno

Javier Bordaberry Herrán es uruguayo y juega en el São Paulo brasileño. ¿Lo curioso? Tiene 51 años, el espíritu de un juvenil y cuerda para rato. "El retiro no está en mi cabeza".

Hay quienes sostienen que rugbier se es toda la vida. Y hay unos pocos que llevan toda una vida siéndolo. Ese es el caso de Javier Bordaberry Herrán, un uruguayo que hace 13 años llegó por su trabajo a la ciudad brasileña y que, con 51 abriles, disputa el Super 8 con la camiseta de uno de los clubes más emblemáticos del país.

Javier es abogado y trabaja como consultor en derecho extranjero e internacional para el estudio Assis de Almeida & Asociados. Además, es director de tres compañías brasileñas. “En 2003, un cliente francés decidió comprar una de las principales cadenas de supermercados brasileras. Como yo había participado de la compra que hicieron de una cadena en Uruguay me propusieron venir a Brasil. La idea era venir por un año, pero la compra duró tres, quedé como director, una cosa llevó a otra y me quedé 13 años”, contó.

Con raíces inglesas, São Paulo Athletic Club fue fundado en 1888 por Charles Miller -considerado el padre del fútbol en Brasil- y es, con 13 títulos, el más ganador a nivel nacional. Javier, formado en el Old Boys de Montevideo, se sumó apenas llegó gracias a la conexión con Michael Smith, jugador de los Teros en la década del ’70.

– ¿Cómo hacés para mantenerte jugando a la par del resto con 51 años?

– Siempre practiqué muchos deportes y bien variados. Aunque parezca mentira me siento mucho más entrenado ahora que cuando tenía 20 años. Con los años fueron cambiando los tipos de entrenamiento, el tipo de alimentación y hoy no tienen absolutamente nada que ver a cuando yo jugaba a los 20 años. Mejoró mucho. Entrenando y comiendo relativamente sano podés jugar toda la vida. Hoy termino un partido en la Intermedia totalmente entero y puedo entrar en la Primera si en algún momento me toca. También juego algunos torneos de Seven.

– ¿Que sigas activo lo tomás como algo especial o es natural para vos poder seguir en un plantel con chicos que podrían ser tus hijos?

– La verdad es que la edad no es algo que está presente permanentemente en mi cabeza, me acuerdo del tema cuando terminan los partidos y siempre hay alguien del equipo contrario que me pregunta cuántos años tengo. Para mí es natural poder jugar porque salvo algún par de años que por diversos motivos no jugué o jugué menos, nunca paré, pero reconozco que es un privilegio que agradezco mucho a Dios.

javier-bordaberry-herran-spac

– Desde tu experiencia, ¿qué rol ocupás en el equipo para tus compañeros más allá del de jugador?

– Habría que preguntarle a ellos, porque yo no me veo con un rol especial, soy un jugador más. Obviamente recibo muchos halagos como ejemplo de que “el rugby no tiene edad”, pero no tengo un rol diferente de los otros jugadores, por lo menos así lo siento yo.

– El rugby creció y se hizo más competitivo en Brasil en los últimos años, ¿se va haciendo más difícil o en el día a día no lo sentís?

– Es verdad que el rugby se está volviendo muy competitivo en Brasil pero hay una diferencia importante entre la Primera y la Intermedia. En Uruguay, igual que en Argentina generalmente la Primera, la Intermedia y la Preintermedia juegan el mismo día y contra el mismo club y el nivel de los jugadores de las diferentes categorías es más parejo ya que los jugadores de Intermedia son suplentes de la Primera. En Brasil eso no existe y es una lástima porque es sabido que una Intermedia fuerte es una buena base para una Primera fuerte. Aquí la Primera y la Intermedia juegan contra equipos diferentes y los niveles son muy diferentes. En el SPAC estamos tratando de cambiar eso. En la Intermedia no siento para nada que se vaya haciendo más difícil en el día a día, la diferencia la veo claramente cuando me toca entrar en la Primera donde jugás incluso contra jugadores de la Selección.

– ¿Qué objetivos te quedan por cumplir con este deporte?

– ¡Jugar de 9! Soy tercera línea pero ya jugué en todas las posiciones menos de medio scrum. Aquí incluso juego mucho de pilar, uno de los grandes que nos enseñó a formar de pilar en Old Boys fue Ruben Gigli, el “Rengo”, entrenador de La Tablada de Córdoba, un genio. Hablando en serio, mis objetivos siempre fueron divertirme con un deporte que me parece increíble, que me ayudó a formarme en la vida, que me llevó a lugares muy buenos y gracias al cual conocí a gente de primera. Jugué en varios lugares, en Uruguay, en Brasil, en Inglaterra (Universidad de Manchester), hice giras muy buenas como a Fiji, Inglaterra y Gales y hasta jugué un torneo de seven con todos mis hermanos (somos 7 varones) y lo mejor es haber encontrado en cada uno de esos equipos amigos que son hermanos para toda la vida. El objetivo en este momento te diría que es jugar lo más que pueda, no soy un tipo rutinario, pero la rutina del rugby, entrenamientos los martes y jueves, comida en el club lo jueves a la noche, partido los sábados, tercer tiempo, es algo que no me cansa y me gusta mucho.

– ¿Tuviste la posibilidad de compartir la cancha con un hijo?

– Con un hijo no, no tengo por el momento, pero con sobrinos sí. En el 2013 el SPAC fue campeón del Super 8 brasilero y Old Boys del campeonato uruguayo, inventamos la Copa Michael Smith entre los dos campeones y en marzo de 2014 enfrentamos los dos equipos en Montevideo. Me encontré en frente con dos sobrinos y con varios hijos de amigos míos del colegio, fue muy divertido.

– ¿Pensás hasta cuándo vas a jugar o mientras te sientas bien no lo analizás?

– Nunca lo pienso. No está en mi cabeza. Me siento bien, estoy entrenado y sigo jugando, espero darme cuenta a tiempo cuando tenga que parar.

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas