Voraces

Voraces

Pasó la tercera presentación y Sebatián Perasso analizó el presente de unos Pumas letales en ataque y que, a pesar de ciertas falencias, parecen estar listos para mayores desafíos.

Por Sebastián Perasso
Twitter: @RugbyDidactico

En su tercer partido en esta Copa del Mundo 2015, los Pumas confirmaron su buen momento y vencieron a Tonga por un categórico 45-16, asegurándose casi el pase a los cuartos de final del certamen.

Un comienzo adverso del equipo argentino, con try de Tonga incluído, sacó a relucir su capacidad de reacción. Luego de estar en desventaja pasó a ganar 17 a 5 en sólo un intervalo de minutos. Una muestra del poderío de su ofensiva.

Incluso sin estar muy finos con la pelota, el conjunto argentino sigue mostrando una enviable capacidad de quiebre. Intercambiar ataque por ataque con un equipo isleño es un lujo de estos tiempos. Recordar batallas mundialistas perdidas con Samoa significa poder apreciar con nitidez una muestra de superación física y técnica de los Pumas de hoy.

El final del partido confirmó que la voracidad ofensiva de estos Pumas tiene premio. Terminaron marcando cinco tries y 12 conquistas en los últimos dos partidos.

Si debemos buscar algunas razones de este dulce presente, hay que detenerse en varias piezas individuales en un pico muy alto de rendimiento. Santiago Cordero, desde la punta derecha del ataque argentino, se ha erigido hasta ahora en una de las figuras de esta Copa del Mundo. Sus tres conquistas, velocidad y técnicas de evasión lo distinguen entre los mejores exponentes del certamen.

Juan Imhoff anotó nuevamente para los Pumas y se convirtió en el máximo tryman argentino en mundiales. En tanto, Nicolás Sánchez, con 51 puntos, es el goleador de este Mundial. Signos alentadores que entusiasman.

Pero más allá de la capacidad individual de sus hombres, los Pumas muestran que es un equipo trabajado en muchos aspectos. Las estructuras de ataque están muy aceitadas y le permiten conservar la pelota en situaciones de contacto.

El try del hooker Montoya, luego de una jugada preparada desde un line out, también es una señal del trabajo colectivo en la semana.

En el debe queda una defensa que no es asfixiante ni ofensiva y un scrum que sigue lejos de ser dominante. Será importante recuperar el dominio en el scrum cuando las diferencias sean mínimas y los rivales tengan mayor jerarquía.

Los Pumas siguen transitando el Mundial con una enorme fuerza y convicción. Con un par de victorias sobre sus hombros y una confianza en alza, ya parecen estar preparados para exigencias mucho mayores.

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas