¿Con la misma vara?

¿Con la misma vara?

La suspensión a Galarza tocó el corazón de la Argentina y otras uniones chicas también sufrieron severas sanciones que no se repiten cuando las figuras atentan contra el espíritu del juego.

En la eterna disputa entre poderosos y pequeños, suele decirse que todos son iguales ante los ojos de la ley. Pero en el rugby internacional, y particularmente en la Copa del Mundo, esa afirmación está lejos, muy lejos, de lo que sucede en la realidad.

Tras el debut ante los All Blacks, los Pumas perdieron a Mariano Galarza (nueve semanas) por hacer contacto con la zona de los ojos de Brodie Retallick. El video dejó en evidencia al argentino, pero la sanción fue demasiado severa si se tiene en cuenta el parámetro que World Rugby utiliza para los jugadores de la uniones más fuertes.

Por ejemplo, en el mismo partido que significó el fin del sueño mundialista para el forward argentino, Richie McCaw le metió una desleal zancadilla a Juan Fernández Lobbe, Dan Carter le provocó un traumatismo cervical a Guido Petti para evitar su try y Dane Coles ni siquiera fue amonestado cuando casi le arranca la cabeza a Nicolás Sánchez.

tackle a sanchez pumas all blacks 2015 uar

Con Galarza, son ocho los jugadores que fueron sancionados, pero sólo uno (el australiano Michael Hooper) de los seleccionados más fuertes y su baja se dio apenas por una semana y con los Wallabies ya clasificados a los cuartos de final. Fue por entrar a golpear brutalmente al inglés Mike Brown en un ruck.

Tradicionalmente, los equipos del Pacífico (Fiji, Tonga y Samoa) tienen un juego áspero y al límite que queda reflejado en las tarjetas, amarillas y rojas, que sus jugadores ven por partido y son quienes más hombres suspendidos tienen en el certamen.

En Fiji, Waqaniburotu fue sancionado por una semana por elevar y arrojar contra el piso al inglés Jonny May en el partido inaugural, Nadolo hizo lo propio ante Australia y a Saulo le dieron dos meses y medio por embestir a un galés.

El tongano Mailau realizó un tackle peligroso ante Namibia y rápidamente se quedó sin Mundial, ya que se perdió el choque con los Pumas el último domingo y tampoco podrá estar ante los All Blacks en lo que será casi con seguridad la última participación de su equipo en la Copa.

Al samoano Tuilagi, en tanto, le dieron cinco semanas de “descanso” por un rodillazo ante un jugador de Japón, que fue claramente responsable al colocar mal el cuerpo cuando intentó tacklearlo. Al rumano Valentin Ursache lo suspendieron una semana por una jugada peligrosa contra Francia.

tuilagi samoa japon 2015

La contracara tiene que ver con los permisos que tuvo Inglaterra, el anfitrión, en sus tres partidos. Ante Gales, por ejemplo, Tom Wood dejó inconsciente a Liam Williams cuando le pateó la cabeza, pero ni fue citado a declarar. Tampoco Sam Burgess, que le propinó un durísimo tackle alto al australiano Hooper y en el mismo encuentro Owen Farrell golpeó a Matt Giteau cuando no tenía la pelota en sus manos.

Hasta el momento, la Copa del Mundo mostró un buen nivel de juego, algunos resultados sorprendentes, la ratificación de que las potencias del hemisferio sur pueden volver a conquistar el título y una gran certeza: los oficiales de citación, al momento de poner la lupa en las figuras, prefieren mirar para otro lado y no se juzga con la misma vara.

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas