La increíble experiencia kiwi

La increíble experiencia kiwi

La de Auckland Rugby Union es la academia más elegida por los argentinos que deciden perfeccionarse en el exterior y Fernando Alcaraz, representante de Rugby Exchange NZ en Argentina, explicó cuál es el atractivo que tiene entrenar en una de las grandes cunas de los All Blacks.

Los tiempos del rugby cambiaron, las fronteras se rompieron definitivamente y los argentinos tienen hoy nuevas formas de mejorar sus entrenamientos, prepararse para la alta competencia y emparejar el nivel con aquellos que forman parte, por ejemplo, del PlAR de la Unión Argentina.

En ese sentido, las academias de rugby en el exterior han resultado una excelente alternativa en los últimos años y desde distintos puntos del país despegan aviones con jugadores repletos de sueños, ilusiones y, sobre todo, ganas de seguir creciendo dentro y fuera de la cancha.

Fernando Alcaraz es argentino y representante en nuestro país de Rugby Exchange, compañía que trabaja directamente con la Auckland Rugby Union, una de las principales instituciones en la formación de nuevos talentos para el rugby neozelandés, principalmente, y el resto del mundo.

¿Por qué entrenar en una academia como la de Auckland es una buena elección? “Lo que hace que este programa sea tan especial es el hecho de que la academia existe como formadora de talentos de jóvenes neozelandeces, que son seleccionados desde la escuela secundaria donde juegan el First 15 y de los clubes más fuertes de Nueva Zelanda; ellos son formados para ser profesionales, de los clubes o escuela a la academia, de alli a ITM Cup, de allí al Super Rugby y luego ya a los All Blacks”, explica Fernando.

¿Ejemplos? “La academia formó a jugadores de la talla de Luatua, Weepu, Kaino, Moala, Piutau, Faumuina y más recientemente Ioane, entre tantos otros. Nuestros programas son parte de este desarrollo y nuestros jugadores tienen la oportunidad de entrenar al lado de los mejores y muchas veces las indicaciones vienen de parte de estos jugadores, con los que se forman amistades y existe una química especial con los jugadores argentinos. Esta no es una academia que fue creada con un fin comercial, es una academia auténtica que desarrolla a los mejores de la región más grande de Nueva Zelanda y de la Unión más grande y que más All Blacks ha aportado a lo largo de su rica historia. Muchos de los All Blacks U20 campeones en Italia son formados en la academia y han entrenado al lado de nuestros jugadores, como Akira Ioane, por ejemplo”.

auckland rugby academy

“Una de las anécdotas lindas que nos ha tocado vivir este año es el caso de un chico que venía por dos meses a hacer una pretemporada con una ilusión enorme y con el apoyo total de los padres de que si tenía condiciones podía quedarse becado y los padres lo iban a apoyar para que se quede más tiempo si realmente aquí le veían condiciones. Hoy, cinco meses luego de su arribo, el jugador de 18 años recién cumplidos está becado en la academia, con grandes posibilidades de quedar en el seleccionado de Auckland M19 y disputar el torneo más importante de Nueva Zelanda en octubre, esta semana juega semifinales con su club y veedores neozelandeces lo están siguiendo cada fin de semana. Los chicos que no sólo tienen talento, sino la dedicación suficiente como para comer sanamente, descansar bien el cuerpo, llegar en hora a todos lo entrenamientos y darlo todo en cada entrenamiento y cada sábado en la cancha están viniendo al lugar indicado para ser vistos, si es que su idea también es de realizarse como profesionales del deporte, ya que aquí ciertamente cuentan con todas las herramientas para serlo”.

¿Qué puede aprender un argentino viviendo el rugby neozelandés?

Desde táctica y nutrición, prevención de lesiones, destrezas y técnica por puesto, todo es cuidado al mas mínimo detalle y si bien lo que se enseña acá llega a Argentina, lo que están enseñando hoy acá lo estarán haciendo en Argentina en dos años quizá. Nueva Zelanda es la vanguardia del rugby, ningún otro país en el mundo dedica tanto esfuerzo y recursos al desarrollo del Rugby como lo hace Nueva Zelanda, aqui el rugby es parte esencial de la cultura y eso se vivie y se siente, aquí dan ganas de entrenar todos los días. En el club ven la seriedad con que se toma cada entrenamiento y en la academia el esfuerzo y sacrificio deben ser ejemplares. En el gimnasio los corrigen permanentemente, no sólo pesas sino muchos ejercicios para mejorar la técnica en velocidad, el equilibrio y agilidad también.

¿Cómo reciben los neozelandeses a los chicos que llegan desde el exterior a jugar en sus clubes como parte de lo que ofrece Rugby Exchange?

Es una experiencia enriquecedora, no sólo para los jugadores latinoamericanos, también para los neozelandeses, que sienten una curiosidad inmnesa de saber acerca de nuestro pais, costumbres y rugby. El torneo de clubes de Auckland es el más fuerte y competitivo de Nueva Zelanda y a través del tiempo hemos desarrollado estrechas relaciones deportivas con los clubes más preparados de Auckland, donde reciben a nuestros jugadores cada año. Nuestros jugadores son muy bien vistos por los entrenadores locales, ya que ponen en en perspectiva un poco el deseo, la pasión y la dedicación de chicos que generalmente viajan desde otro país solos y por su amor e ilusión de crecer como jugadores y eso es algo que motiva mucho a los propios neozelandeses y es visto como ejemplo de esfuerzo y amor por el deporte por los entrenadores locales. Esta diversidad que se genera naturalmente donde van a haber jugadores en su mayoria neozelandeses pero con una fuerte representación de las culturas polinésicas (Tonga, Samoa) se les suman jugadores argentinos, franceses, ecoceses, etcétera y se genera un ambiente realmente muy propicio y de gran unidad.

¿Qué devoluciones tuviste en general por parte de los jugadores que viajaron? ¿Qué te dijeron después de vivir la experiencia?

Es un placer que hemos tenido el haber podido brindar una experiencia tan rica y única, el feedback es realmente positivo, superando expectativas y esto lo vemos no sólo con los chicos sino con sus padres, hemos recibido muchos emails de los padres agradeciendo la dedicación y apoyo que les brindamos a sus hijos. No nos olvidemos que muchos de los chicos que vienen son menores de edad y están alejándose por un mínimo de un mes de sus familias, solos por primera vez, es una experiencia de una maduración personal en un país seguro y cuidados de cerca por las casas de familia, el club, la Union de Rugby de Auckland y Rugby Exchange NZ, que se asegura que los chicos estén contenidos, contentos y mejorando dia a dia.

Más allá de lo deportivo, ¿qué otros aspectos trabajan los chicos?

Nueva Zelanda es un país hermoso y tenemos la ventaja de contar en nuestro staff con gente que ha viajado mucho y por todo el país, con lo cual aprovechamos para recorrer y organizar actividades fuera del rugby para que los chicos tengan la oportunidad de ver un poco este país que tiene desde montanas y lagos hasta playas y volcanes increibles. El idioma es algo que consideramos importante dentro de lo que se llevan los chicos, ya que aquí en la academia, en la casa y en el club todo se maneja obviamente en inglés, si a eso le sumamos 2 horas diarias de curso de inglés complementamos un programa intensivo de inglés donde los chicos se largan a hablar, escuchar y entender y complementan la parte de gramática con el curso. Para los chicos que vienen con una Working Holiday Visa, que se otorga en septiembre de cada año, los asesoramos en su búsqueda laboral, a encontrar alojamiento que no es fácil y un club propicio para jugar y entrenar en la academia también si es su deseo.

¿Querés saber más? Escribí un mail a falcaraz@rugbyexchangenz.com o llamá al 15-4411-5057.

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas