Entrevista Fargo a Pato Albacete

Entrevista Fargo a Pato Albacete

Entrevista FARGO de altura en Rugby&l

No hacen falta muchas razones para hablar con el gran segunda línea de Los Pumas. Por un lado, es un Puma de Bronce, eso ya alcanza y sobra. Pero este domingo el ex Manuel Belgrano subió un escalón más hacia la conquista de Europa con su club. No sólo eso, ¡apoyó un gran try y fue figura en la gran victoria por 42 a 16!
La historia del Toulouse en la Heineken Cup fue grande desde sus comienzos. La primera edición, en 1995/96 se la ganó al Cardiff en el histórico Arms Park por 21-18. Volvió a dar la vuelta en la temporada 2002/03 al derrotar a Perpignan por 22 a 17. Dos años después fue el verdugo del Stade Francais de Agustín Pichot, se quedó con el título por tercera vez y se convirtió en el equipo más ganador del torneo al imponerse por 18-12 en Murrayfield. Ah, y por si fuera poco, también alcanzó la final en otras dos oportunidades; la última en la edición 2007/08 en la derrota ante el Munster irlandés por 16 a 13 en Millenium Stadium.
¿Cómo se vive en Toulouse la Heineken Cup? ¿Lo sienten como algo más importante que el Top 14?
Es una competición a la cual en el club se le da bastante importancia por lo que representa, y también, por los antecedentes que tiene el equipo. Es como que no se quiere perder ese respeto y reconocimiento que tanto costó lograr y se quiere demostrar que Toulouse sigue vigente. Pero la realidad es que, en un club como este, se apunta siempre a pelear todo. Queremos ganar las dos competencias.
Son uno de los equipos con más historia en las definiciones de la Heineken, ¿se siente la presión cuando llegan a estas instancias?
Se siente la presión normal de cualquier partido de instancias eliminatorias, en el cual una derrota te deja con las manos vacías. Pero no la presión de estar obligado a ganar. Las ganas de ganar siempre están por la clase de jugadores y del plantel que hay, y porque además son los encuentros más lindos para jugar. Es un poco la recompensa al gran esfuerzo de todo el año poder jugar este clase de partidos definitorios, así que se disfrutan mucho.

El choque con el Stade Francais fue una montaña rusa de emociones y estados de ánimo. En el primer tiempo el equipo de Rodrigo Roncero -otro que apoyó un try y jugó muy bien- y Juan Manuel Leguizamón -buen partido también- fue superior. Pero justo antes del descanso y en la segunda mitad el Toulouse fue tremendo, arrasó con todo y terminó los 80 minutos con una actuación demoledora.
"Creo que la diferencia estuvo sobre todo en que a nosotros nos llevó veinte minutos entrar en el partido. Te diría que empezamos a jugar recién después del try de Rorro; hasta ese momento éramos superados en todos los sectores del juego, más que nada en la agresividad del contacto y en los rucks", cuenta Pato.
Pero hubo un momento de quiebre en el encuentro y el dueño de casa, alentado por más de 35.000 personas en el Stade Municipal, se despertó y empezó a remontar la cancha con otro ímpetu. "Paradójicamente el try de Rorro fue como una señal de alarma y a partir de ahí nos largamos a jugar. No sé por qué nos costó tanto entrar en el partido. Tal vez fue por el calor que hacía (los primeros calores de la temporada siempre son duros) o por los nervios. Eso es algo que tendremos que mejorar inmediatamente si tenemos aspiraciones de seguir jugando en la Heineken Cup. En el segundo tiempo ellos se quedaron bastante físicamente y nosotros fuimos adquiriendo cada vez más confianza y pudimos desarrollar bien nuestro juego para marcar una gran diferencia", dijo el segunda línea.
Dos caras dejó el choque entre el Toulouse y el Stade Francais. Por un lado, la alegría de Albacete, que festejó la victoria por 42 a 16. Por el otro, la desilusión de Roncero y Leguizamón. Te tocó dejar afuera de la Copa a dos compañeros en Los Pumas, que encima no están pasando por un buen momento con su equipo.
¿Hablaste con ellos sobre eso después del partido?
No, la verdad que mucho no hablamos porque nos vimos poco (no hubo tercer tiempo) y porque después del partido es un momento delicado para hablar. Es una sensación muy rara, ya que a pesar de la alegría que tiene uno de haber ganado y clasificado a la siguiente fase, al ver a sus amigos y compañeros de Los Pumas desilusionados por la derrota, le cuesta disfrutar o expresar esa alegría. Sobre todo por todo el aprecio y el respeto que nos tenemos todos. Pero bueno, son las reglas del juego, ¿no?

Pasó el Stade Francais, ahora se viene Leinster dentro de tres semanas: ¿se puede dejar de pensar en ese partido y poner la cabeza en Bourgoin y Castres, próximos compromisos por el Top 14?
-Risas- Obviamente que es muy difícil, pero no tenemos otra alternativa lamentablemente. Sabemos que estos dos últimos partidos del campeonato son muy importantes para nosotros, y que tenemos que esforzarnos por ganarlos. El calendario está hecho de esta manera y, si queremos pelear las dos competiciones, hay que saber adaptarse. Antes de afrontar toda este serie de partidos hablamos y nos propusimos jugarlos a fondo para poder terminar de la mejor manera posible la temporada. Queremos ponernos en las mejores condiciones para recibir un eventual cuarto de final en Toulouse o alcanzar directamente -aunque haya muy pocas chances- la semifinal del Top 14.
Te cambio de tema y avanzamos mucho más que tres semanas en el tiempo. El hemisferio sur se está abriendo a los jugadores argentinos cada vez más con vistas a un posible Cuatro Naciones a partir de 2012. ¿Una vez que termine tu vínculo en Toulouse, considerarías mudarte a Australia, Sudáfrica o Nueva Zelanda?
Mi contrato vence en julio del 2011. Una vez terminado espero poder jugar la RWC 2011. Después ya analizaré qué hacer cuando corresponda. Prefiero no pensar tanto en el largo plazo, sino concentrarme más bien en el presente, poder disfrutar de todo esto, pensar más en el corto plazo. Pero creo que sería una muy linda experiencia para vivir jugar en el sur.
Para cerrar, te mudo un rato a Argentina y te pido que te pongas en la piel de los jugadores del PladAR que están en medio del conflicto entre la URBA y la UAR. Hoy por hoy se está trabajando en una solución, pero no hay consenso ni, mucho menos, definiciones. Se habla de prolongar la aceptación del Plan hasta 2012 o de mantenerse firmes y no dejar salir a la cancha a los profesionales.
Mirá, la verdad es que me parece una estupidez que se ponga a los jugadores en una situación de tener que elegir entre el PladAR y sus clubes. Para el jugador es una decisión imposible de definir y no tendría por qué tener tantas presiones por todos lados. Se tendría que encontrar una rápida solución para este tema, sobre todo teniendo en cuenta la buena tarea y los tan buenos resultados que se están logrando gracias al Plan.
 

 

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas