Vergüenza en el Sur

Vergüenza en el Sur

El árbitro Néstor Freeman decidió suspender el encuentro que jugaron en el estadio “Los Fundadores”, el Puerto Madryn Rugby Club y Patoruz&ua

El partido lo ganaba Pato (6-5) y restaban cinco minutos para el final, pero
en cada formación, se sucedían las agresiones y por ende las expulsiones.
La última de ellas, la de Martín Montoya, colmó la paciencia
del árbitro. Porque el jugador de Pato saltó el alambre perimetral,
y agredió a una persona del público (padre de un jugador de Madryn,
que luego saltó en su defensa, y la cosa no dio para más). Cuatro
amonestados, tres expulsados, y resultado final de 6-5 para la visita, que tendrá
que ser evaluado en la semana por el tribunal de disciplina.
El partido

No había sido una buena tarde de rugby. El partido preliminar de M-16,
se suspendió cuando iba ganando Madryn, ya que un jugador del dueño
de casa sufrió una fractura de tibia y peroné. Fue hospitalizado,
y se encuentra bien, a pesar de la grave lesión sufrida. Y en el partido
de primera, no iban a ser menos. Al minuto de juego, Julián Clavero quedó
tirado en el piso tras intentar un tackle, y sufrir un golpe a la altura del
cuello. El diagnóstico fue dolores cervicales con leve pérdida
de conocimiento. En la misma jugada, el “Pelado” Velázquez
marcó un drop y puso a Pato 3-0. El “Colorado” Pugh falló
un penal para ampliar distancias sobre los 16 y 20 minutos más tarde,
Ariel Millanao apoyó un try para dar vuelta el tanteador. Flores falló
la conversión. Sobre el final, a los 39, Pugh pudo concretar un penal
y la visita se fue al descanso 6-5 arriba.

En la segunda parte, el PMRC siguió realizando una gran tarea en los
lines, pero hubo poco peligro cerca de los in-goal. Pagura y Melo vieron la
amarilla casi en simultáneo, y el local tuvo que jugar diez minutos con
dos hombres menos. A ellos le siguió “Nacho” Fernández,
del visitante, y luego Pablo González, del “lobo marino”.

Hasta que el partido entró en zona caliente. Fue expulsado Fernández
en el visitante por un golpe en el rostro de González, luego Wargon siguió
el camino a las duchas por agredir a Lanús. Estaban 14 contra 14, y vio
la roja Montoya en Pato. Por si fuera poco, se fue de la cancha, saltó
el cerco perimetral y agredió a una persona del público. Allí,
la cosa se puso fea, y el árbitro, Néstor Freeman, decidió
suspender el juego cuando quedaban cinco minutos. Y si muchachos, no daba para
más…

Fuente y
foto: El Diario Chubut

 

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas