Jones sigue siendo un Wallaby

Después de arreglar todo con la Australian Rugby Union, Eddie Jones puso el gancho y seguirá al frente de los Wallabies hasta la próxima RWC que tendrá lugar en Francia el 2007. El coach sub campeón del mundo firmó una extensión de tres años en su contrato, que finalizaba al término del 2004.
Ante la noticia del acuerdo entre las partes, Matt Carroll,
Jefe Ejecutivo de la ARU, comentó a la prensa: “Eddie hizo un gran
trabajo con el equipo y es importante que nos aseguremos sus servicios hasta
el 2007. Atención al detalle, ética de trabajo, conocimientos
técnicos y entendimiento de las necesidades de los jugadores de elite
son cualidades que no se encuentran seguido en una persona. Somos afortunados
de tener a Jones de nuestro lado”.

El coach está muy entusiasmado con la nueva etapa
que encara. “Entrenar el equipo nacional sigue siendo el honor más
grande para mí. Tengo la oportunidad de continuar trabajando con
excelentes atlétas. Hemos recorrido un largo camino juntos”,
declaró.

Australia tendrá un año movidito. Si bien la temporada pasada
fue más activca por el mundial, en cuestión de meses los
Wallabies estarán recibiendo nuevamente a Inglaterra. Reeditarán
la final de la RWC buscando revancha.

Además se medirán con un combinado de las Islas Pacpificas
y con Escocia, que aunque no promete ser un duro rival por lo mostrado
en el Seis Naciones, tiene la motivación de mejorar y conquistar
a su público.

Jones seguirá vestido de Wallaby.

Tampoco se puede olvidar el Tres Naciones. Nueva Zelanda y
Sudáfrica son motivación más que suficientes para ponerse
a trabajar.
Pero para eso, Jones tendrá que resolver un par de detalles
antes. Tras la RWC sus asistentes abandonaron el nido. Glen Ella y Ewen McKenzie
siguieron sus caminos por prospéctos más interesantes y ahora
Eddie se quedó sólo en el barco.
“Estamos atravesando un proceso de identificación
de los mejores candidatos para las dos posiciones de asistentes vacantes. Gente
nueva trae nuevas ideas y experiencias. Necesitamos eso”, comentó
el entrenador.

Dúo dinámico: ¿Cuánto tiempo les queda juntos?

El nombre en la mira de Eddie es el australiano Scott Johnson,
asistente en Gales. Esa es la primera opción de Jones. Quedó
encantado por la manera en como revivió al Dragón en el
mundial. Desde entonces le tiene puesto el ojo encima.

Pero la ARU encontrará varios problemas para hacerse con los servicios
de Johnson. El ex mano derecha de Steve Hansen tiene en la mesa muchas
ofertas más que lucrativas por parte del rugby europeo. Incluso
en Gales no quieren que se vaya. Desean que siga aportando lo suyo bajo
la dirección del nuevvo coach, Mike Ruddock.

Mañana está concertada la reunión entre
los representantes de la ARU y el prospecto de asistente para los Wallabies.
Otro candidato, aunque más seguro, es el ex pilar australiano
Andrew Blades. Su experiencia lo ubica como el próximo asistente de los
forwards del equipo del canguro.
Eddie Jones también tendrá el gusto de ser parte
de la renovación del rugby australiano. Como pasó en muchos países,
después del mundial llegó el turno de los retiros y muchos jugadores
jóvenes quieren tomar la posta.
“Estoy muy contento con lo que estoy viendo en el Super
12 este año. Hay mucho talento para trabajar”, dijo Jones. “De
aquí a cuatro años más espero que estos muchachos evolucionen
hasta representar una amenza a los que están ahora”.
Ya está todo arreglado. Atrás quedaron las ofertas
para volver al rugby japonés. Jones sigue siendo Wallaby. Ahora sólo
resta ponerse a trabajar.

Lian Holden
SUBSCRIBER
PROFILE

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas