The Bad Boy

Troy Flavell, segunda línea de los New Zealand Barbarians que enfrentaron ayer a Inglaterra, será citado por un comité disciplinario por foul play. ¿Qué hizo el muchacho? Nada más y nada menos que pegarle una trompada al capitán británico Richard Hill. Lo peor de todo, es que el ala terminó con 13 puntos en su ceja y la nariz fracturada. ¡Qué manito Troy! /// Resultados de la fecha número 12 del Zurich Premiership.
Infraganti. Con las manos en la masa. No hay manera de defenderse para el ex All Black. En Twickenham, frente a 74.000 espectadores y montones de cámaras de televisión, se pudo ver desde varios países como, en el segundo tiempo, el neocelandés le aplicó una regia trompada a Hill.
El inglés, que ya había sufrido un golpazo y estaba vendado en la cabeza, tuvo que salir por blood bin. ¿Poca sangre? Ni ahí. La camiseta del ala parecía Rosa.

Flavell se olvidó de que era un amistoso

El capitán no volvió a ingresar a la cancha. El partido le salió caro, y menos mal que gana bien como jugador de rugby, porque después de conocer a Troy se puede decir con seguridad que su carrera como modelo está más que arruinada.

El cuerpo médico británico examinó a Richard. “¿Qué tengo Doc?”, preguntó. Una nariz fracturada y hay que cocer. Nada menos que 13 puntos en la ceja derecha.

Después de ver el video del partido, el oficial judicial Jeff

Blackett decidió enviar una copia a la New Zealand Rugby Union y citar a Flavell por foul play.
Como si fuera poco, el segunda línea de los Barbarians también demostró su dulzura con otros compañeritos de Hill. Cualquier inglés que se encontraba cerca del número cuatro en un ruck, un maul o una situación de contacto, se llevaba de regalo, por lo menos, un empujón desde atrás o una sutil caricia con la pesada mano. Un divino Troy.
Este incidente le suma otro capítulo a una semana agitada para Clive Woodward. Después de batallar durante varios días para conseguir jugadores y de ponerse a casi todos los entrenadores de la Premiership en contra, el miedo de todos se hizo realidad: un lesionado en un partido que ni siquiera otorgaba caps.
Esta fue la principal traba que encontró el coach de la Rosa y la razón por la cual tantas veces tuvo que cambiar el equipo y sufrir un número importante de deserciones. Ningún DT inglés quería perder a sus figuras por un partido sin tanta importancia a nivel internacional.

———————————————————————————————-
Foto: BBC

Lian Holden
SUBSCRIBER
PROFILE

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas