Buscando una salida

John Mitchell, ofendido por el nombramiento de Graham Henry para ocupar su lugar como entrenador de los All Blacks, intenta escaparse antes de su contrato. ¿La razón? Los tentadores euros de Francia e Inglaterra le prometen un cambio de aire y la chance de alejarse de tantos malos recuerdos. /// Concentración de la Selección Española.
Nueva Zelanda entró por la puerta grande a la RWC 2003. Amplios favoritos –dos Tres Naciones como antecedente- y un equipo que le haría temblar las rodillas a cualquiera.
Pero pasó algo que no estaba en los planes de nadie. Perdió en semis con Australia y el sueño de ganar la Webb Ellis se desmoronó a pedazos a medida que la frustración y el enojo crecía.
Resultado: las cosas comenzaron a complicarse para Mitchell. Los popes de la New Zealand Rugby Union no lo mancaron y las declaraciones cruzadas –siempre muy picantes- empezaron a circular.

Poco faltó para que al coach le movieran el piso. Apareció en escena Graham Henry y ese fue el fin del vínculo entre los All Blacks y John.

En el medio -cuenta el ex DT- hubo un montón de suspicacias y de actitudes molestas que le colmaron la paciencia. “Lo difícil de ser entrenador de los All Blacks es toda la basura que uno tiene que soportar y los rumores mal intencionados que andan por el ambiente”, comentó a la prensa kiwi.

Tic tac, tic tac, el tiempo no espera a Mitchell, que quiere irse de la isla lo más pronto posible. “Desde que comencé este trabajo, ustedes imagínense el problema, yo lo tuve. Tengo que tomar una decisión lo más pronto posible. Deseo viajar entre Navidad y Año Nuevo”, le dijo al diario Sunday Star Times.

“Aún deseo continuar entrenando y no me puedo permitir estar fuera del ambiente tanto tiempo. Este maldito juego se mueve muy rápido”.

Lo que más molestó al calvo fueron los rumores que involucraron a su asistente personal Bridgit Hickman y la deficiente manera en que la NZRU los manejó. Mitchell se sintió sin apoyo por parte de su Unión desde que terminó la RWC. Siente que su carrera fue dañada por este asunto. Hoy, en una reunión con los directivos del rugby neocelandés, tratará este tema y el de su salida temprana del contrato como coach de los All Blacks.
“Todos los rumores son incorrectos. Basura. La NZRU sabe la razón exacta porque Bridgit Hickman retornó a su hogar antes de tiempo , y deben hacerse cargo de eso” dijo el ex octavo de los All Blacks y Waikato.
A todo esto, Chris Moller, directivo de la Unión y uno de los detractores número uno del ex coach, dijo: “Henry fue elegido nuevo entrenador porque era la mejor opción, y no por los rumores que circulaban alrededor de Mitchell. El presidente dejó en claro que el candidato mejor calificado fuera contratado. La selección se basó en hechos puntuales y nada más”.
A todo esto, John, con el orgullo herido, busca una salida rápida que aplaque sus penas y lo aleje de tanta controversia. Las ofertas desde el viejo continente son una opción válida para escapar. Este puede ser el final de otra de las tantas historias post RWC de las que los entrenadores son los poco felices protagonistas.

NOTA RELACIONADA

Henry es el nuevo técnico de los All Blacks

Lian Holden
SUBSCRIBER
PROFILE

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas