Hospital para uno

Apenas comenzado el segundo tiempo del partido inaugural disputado entre Australia y Argentina, David Giffin se convirtió en el primer hospitalizado de la RWC 2003. Tras la salida efectuada por Felipe Contepomi, el segunda línea saltó asistido por dos compañeros. Sin embargo los muchachos, que se aocrdaron de cómo levantarlo, se olvidaron de cómo bajarlo. Resultado: golpazo en la cabeza y el cuello.
El pobre Giffin parecía knock out en el piso. Ni se movía.
Lo que siguió después de varios minutos de nervios y espera es el famoso carrito que trasladó al jugador, en camilla y con el cuello inmobilizado, fuera de la cancha. Su compatriota Daniel Vickerman lo reemplazó en el campo de juego. Para Giffin las cosas no empezaron bien, apenas salió del campo de juego fue trasladado a un hospital.¿Doctor, qué tiene mi hijo? Habrá preguntado la madre preucupada. La respuesta del facultativo no se hizo esperar: “contusión severa en el cráneo y el cuello. Pero tranquilicese, porque se va a recuperar”.
Después vino la otra pregunta, la del coach australiano Eddie Jones: “¿Doctor, para cuando me lo puede devolver andando?”. La respuesta no fue la más agradable para el duro DT. “Tres semanas de sopa, baños de esponjas y mucha chata”. Linda noticia para Jones, que no podrá contar con uno de los vice capitanes en casi toda la fase clasificatoria.
Esta es una baja seria para el pack australiano, ya que Giffin era uno de los forwards con más experiencia. Con 29 años ya había sumado 46 tests desde su debut en 1996 ante Gales.

Lian Holden
SUBSCRIBER
PROFILE

Sumate a Nuestro Facebook

Ultimas Notas